PSIQUIATRIA SEVILLA

Uno de nuestros servicios más demandados es el de Psiquiatria Sevilla. La psiquiatría es la rama de la medicina que está implicada en el abordaje de la patología mental en todo su espectro, manteniendo siempre un enfoque multifactorial (biológico, psicológico y social)

El objetivo principal de la psiquiatría es el adecuado diagnóstico y tratamiento de la persona con una enfermedad mental utilizando diferentes abordajes, tanto psicofarmacológicos como psicoterapéuticos.

Nuestras metas son:

– Aliviar el sufrimiento del paciente

– Mejorar su funcionalidad

– Incrementar su calidad de vida

Las patologías más importantes en nuestra especialidad de Psiquiatria Sevilla se podrían clasificar en los siguientes bloques:

Trastornos de Ansiedad

La ansiedad es una emoción normal, que puede tener una función adaptativa de alerta ante situaciones percibidas como amenazantes. El problema surge cuando dicha emoción, por su intensidad o falta de proporcionalidad con respecto al estímulo, se torna patológica.

Existen diferentes enfermedades englobadas dentro del trastorno de ansiedad:

  1. El Trastorno de Pánico
  2. El Trastorno de Ansiedad Generalizada
  3. Los Trastornos Fóbicos.

Constituyen las enfermedades mentales más prevalentes y su correcto abordaje implica en la mayoría de las veces abordajes multifactoriales y multidisciplinares, pues tienen tendencia a cronificarse.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Es un complejo síndrome que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones recurrentes.

  1. Una obsesión es un pensamiento, idea, sensación o sentimiento recurrente e intrusivo.
  2. Una compulsión es un comportamiento consciente y estandarizado encaminado a disminuir la ansiedad asociada a la obsesión.

Ambos fenómenos son vivenciados como absurdos e irracionales por la persona.

Su abordaje es igualmente complejo y multifactorial, en donde los psicofármacos y la psicoterapia son esenciales.

Trastornos Afectivos

La depresión un estado de ánimo persistente y patológico, caracterizado por la tristeza vital y la incapacidad  para experimentar placer en las situaciones que antes lo producían.  Algunos de sus síntomas son:

  1. Cansancio
  2. Enlentecimiento
  3. Dificultades de concentración
  4. Alteraciones en el apetito y sueño.

Una de las complicaciones más grave de la depresión es la presencia de ideas suicidas. El 10-15% de las personas que padecen una depresión realizan un intento de suicidio.

La manía, en cambio, es un estado de ánimo persistente y patológico en donde predomina la euforia y la expansividad. Existe una importante inquietud y la disminución en la necesidad de horas de sueño es llamativa. Las personas que padecen un episodio maníaco, generalmente han presentado, o presentarán, episodios depresivos a lo largo de su vida. Es lo que en psiquiatría se conoce como un Trastorno Bipolar.

El abordaje farmacológico de los trastornos afectivos debe hacerse sólo tras una cuidadosa evaluación, pues los fármacos empleados varían tanto en su efectividad como en su tolerancia. En aquellas personas que padecen un Trastorno Bipolar habrá que emplear un grupo de fármacos específicos llamados eutimizantes.

El abordaje psicoterapéutico en los Trastornos Afectivos, sobre todo si se cronifican, será fundamental.

Trastornos Psicóticos

La psicosis se entiende como la presencia de delirios (creencias irracionales, incompresibles e irreductibles a cualquier argumentación lógica) y/o alucinaciones. Son muchos los trastornos psiquiátricos en  donde podemos encontrar estos síntomas:

  1. Esquizofrenia
  2. Trastorno de Ideas Delirantes
  3. Trastornos Esquizoafectivos

Su adecuado diagnóstico y tratamiento es complejo y siempre multidisciplinar.

Trastornos de la Personalidad

Son patrones de rasgos inflexibles y desadaptativos, que provocan un malestar subjetivo y un deterioro social y/o laboral significativo. Estos patrones se manifiestan por regla general a diferentes niveles:

  1. Cognitivo (formas de percibir o interpretar situaciones y reacciones propias y/o ajenas)
  2. Afectivo (intensidad, labilidad y adecuación de la respuesta emocional)
  3. Relacional
  4. Control de impulsos

La forma de comportamiento anormal de estas personas es duradera y de larga evolución.

Su abordaje es fundamentalmente psicoterapéutico, utilizándose los psicofármacos sólo de una manera estrictamente sintomática.

Técnicas de Neuroestimulación

A pesar del gran arsenal psicofarmacológico con el que contamos en la actualidad y del desarrollo cada vez más elaborado de las intervenciones psicoterapéuticas, hay casos en los que no existe una respuesta completa a los mismos. Es lo que llamamos resistencia terapéutica o refractariedad.
En algunos patologías mentales se han desarrollado determinadas técnicas basadas en la neuroestimulación para poder ofrecer una respuesta terapéutica más amplia.
En nuestro centro, gracias a la vocación multidisciplinar en todo el campo de las neurociencias, nos encontramos capacitados para ofrecerlas.

  1. Estimulación del Nervio Vago.

Esta técnica neuroquirúrgica, ampliamente utilizada en epilepsia y determinadas cefaleas, que también se ha empleado con éxito en depresión resistente. Consiste en la implantación de un terminal en la pared costal izquierda, junto con una sonda enlazada al nervio vago en la zona izquierda del cuello. Este terminal provee de una serie de estímulos eléctricos a dicho nervio, lo cual provoca de forma indirecta, la liberación de neurotransmisores de determinados centros cerebrales.

  1. Estimulación Cerebral Profunda

Es otra técnica neuroquirúrgica muy utilizada en epilepsia y enfermedad de Parkinson.  Esta técnica lleva años realizándose para casos resistentes de Trastorno Obsesivo-Compulsivo y Depresión. Al igual que en la Estimulación del Nervio Vago, se implanta un terminal en la pared costal, del que salen uno o dos electrodos, los cuales son llevados debajo del cuero cabelludo hacia determinadas zonas cerebrales, diferentes según la patología a tratar. La estimulación repetida de dichas zonas se asocia a una mejoría significativa de la sintomatología.