OTRAS TÉCNICAS NEUROFISIOLÓGICAS

EEG (electroencefalograma)

Se trata de una prueba dinámica, que recoge el registro de la actividad eléctrica cerebral. Para ello se requiere de un sistema que recoja, amplifique, visualice y almacene la señal. Se basa en la colocación de unos electrodos en cuero cabelludo, en lugares estándares. La prueba es indolora, recomendando al paciente que permanezca en reposo, con los ojos cerrados. Resulta útil en el diagnóstico de trastornos de origen epiléptico, metabólico, disfuncional o estructural.

EEG en PS (electroencefalograma de privación de sueño)

Se trata de la realización de un EEG, habiendo estado previamente privado de sueño la noche anterior al mismo. Se realiza un EEG en el que parte del registro de que el paciente está despierto y en otra parte del mismo se deja al paciente en reposo absoluto, en condiciones optimas para dormir, para tratar de registrar EEG durante el sueño.

Si el sujeto es adulto se pedirá que no duerma durante la noche anterior al registro. Si se trata de un niño se le aconsejará que realice una privación de sueño parcial la noche anterior al estudio, despertándolo unas 4 ó 5 horas antes de lo que el niño se despierte habitualmente.  La privación de sueño se usa frecuentemente como método de activación, puesto que se ha demostrado que puede incrementar la detención de anomalías epileptiformes.

Video-PSG (video-polisomnografía)

Consiste en el registro de las distintas variables fisiológicas durante todo un periodo de sueño, habitualmente nocturno. Las viables fisiológicas que se suelen registrar durante el mismo son:

  1. Actividad eléctrica cerebral (EEG)
  2. Electrooculograma (EOG) o registro de los movimientos oculares.
  3. Saturación de oxigeno, flujo oro-nasal, movimientos torácicos y abdominales; todos ellos en relación con los eventos respiratorios que pueden ocurrir durante el sueño.
  4. Posición corporal durante el sueño.
  5. Electromiografía (EMG): Mide la actividad de diferentes músculos durante el sueño.
  6. Electrocardiograma (ECG): Mide la actividad cardiaca durante el sueño.
  7. Registro simultáneo de video para valorar distintas conductas durante el sueño.

Todo ello es útil como método diagnóstico en diversas patologías del sueño, como pueden ser síndrome de apnea-hipopnea del sueño, somnolencia diurna excesiva, epilepsias de predominio nocturno, movimientos periódicos de piernas y parasomnias, entre otras.

Al igual que el EEG (electroencefalograma), se trata de una prueba indolora, lo único que requiere es que el paciente pase la noche en el laboratorio de sueño.

ENG-EMG (electroneurografía-electromiografía)

La electroneurografía se trata de una técnica empleada para el estudio de la conducción de uno o más nervios. Se puede emplear tanto para el estudio de fibras motoras como para el estudio de fibras sensitivas. Para la realización de la misma se usan electrodos de superficie (adhesivos) que se sitúan en la superficie cutánea, así como un estimulador eléctrico, para estimular la superficie del nervio a estudiar, lo cual puede resultar levemente molesto para el paciente.

La electromiografía es una técnica mediante la cual se estudia la actividad eléctrica del músculo. Se suele emplear un electrodo de aguja, que se inserta en el músculo por lo cual puede resultar un poco doloroso para el paciente, midiendo la actividad del músculo en reposo, con contracción leve y con contracción máxima. Esta técnica permite diferenciar si el músculo examinado es normal o patológico y, en este último caso, determinar si la alteración es de origen primariamente muscular o es una alteración en su inervación.

Ambas pruebas son especialmente útiles en estudios de trastornos del sistema nervioso periférico, tales como polineuropatías, atrapamientos de nervios en lugares anatómicos, lesiones de nervios por diversos motivos (traumatismos o compresión), trastornos de la unión neuromuscular, miopatías, afectación de motoneuronas, afectación radicular y afectación de plexos, entre otros.

Potenciales Evocados

Se trata de una técnica que mide la actividad eléctrica generada en el tejido nervioso como respuesta a un estímulo. Según el tipo de estímulo, hablamos de potenciales visuales, auditivos y somatosensoriales (este último hace referencia a estímulos sensitivos). Para ello se usan electrodos de superficies que se fijan al cuero cabelludo mediante una pasta. La prueba resulta indolora para el paciente.

En todas las pruebas descritas anteriormente, el paciente puede continuar realizando su rutina habitual, tras su realización.