NEUROCIRUGÍA SEVILLA

La Neurocirugía es la especialidad quirúrgica de las Neurociencias que se encarga del estudio de aquellas patologías que afectan al sistema nervioso, central o periférico que podrían beneficiarse de tratamiento quirúrgico.

Muchas de estas enfermedades tienen una vertiente neurológica por lo que se relaciona de forma muy estrecha con la Neurología, que se centra en el manejo médico de estas.

La cirugía del sistema nervioso requiere un alto grado de especialización, el análisis detallado de la clínica del paciente, que permite identificar la zona del cerebro, médula espinal, columna o nervios que se han lesionado y un estudio detallado de pruebas de imagen específicas y de alta complejidad, así como el uso de instrumentación tecnológica muy avanzada, adecuada a cada proceso.

Las enfermedades o dolencias en las que el neurocirujano puede conseguir alivio para nuestros pacientes son muy numerosas y algunas de ellas poco conocidas.

Entre las más frecuentes encontramos las compresiones de las raíces nerviosas o la médula espinal a la largo de la columna y lo discos o a través de los orificios de salida. Estas compresiones producen intenso dolor del tipo de la ciática o la braquialgia o en ocasiones dificultad para andar con dolor a la marcha. La descompresión de estas estructuras, con la ayuda de diferentes instrumentos o implantes alivia estos síntomas. 

Otras son los tumores del cerebro o de sus cubiertas, las meninges, que lo comprimen y que en muchos casos amenazan la vida o funciones importantes del paciente. Las extirpaciones de estos son, en muchos casos, curativa y en otros, como los tumores de los niños, el factor pronóstico más importante. En el caso de los tumores mas malignos de los adultos, la resección lo más completa posible ofrece las mayores oportunidades al enfermo de disfrutar de una larga supervivencia. Con la tecnología, instrumental de magnificación y los conocimientos y experiencia adecuados, muchos tumores cerebrales pueden retirarse con pocas o nulas secuelas.

Entre otras menos conocidas son los problemas de la circulación del líquido cefalorraquídeo, las hidrocefalias. Producen acumulación en el cerebro en adultos y un cuadro de demencia que, diagnosticadas a tiempo, con estudios de imagen y funcionales, tienen curación. En estos casos la colaboración con el neurólogo es fundamental, que es el que descarta otras patologías y alerta al cirujano de esta posibilidad. La implantación de una derivación, una cirugía relativamente sencilla permite detener la enfermedad.

Finalmente, la neuromodulación, nos permite, mediante la lesión de determinadas zonas estratégicas del cerebro, la médula espinal o los nervios o a través de electrodos en puntos adecuados tratar enormes problemas clínicos. En intima relación con el neurólogo y el neurofisiólogo, y en casos seleccionados podemos ayudar a pacientes con epilepsia, trastornos del movimiento como el parkinson o el temblor, alteraciones psiquiátricas como la depresión o la agresividad y a una gran cantidad de pacientes con dolor que no responde a otros tratamientos.