Día Internacional de la Enfermedad de Alzheimer 21 de Septiembre

El 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer. Todos los años se realizan actividades en diferentes países para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad mental. En el mundo hay 46,8 millones de personas que padecen demencia y entre el 60% y 70% de esos casos corresponden a Alzheimer.
Se estima que para el año 2050 el número ascienda a 131.5 millones de personas con este trastorno, por ello se habla de EPIDEMIA DEL SIGLO XXI. El slogan de este año es: Alzheimer ConCiencia Social.En España hay 1.200.000 personas afectadas por la enfermedad y más de 5.000.000 de personas entre quienes la padecen y sus familiares cuidadores.

La asociaciones de pacientes defienden firmemente que la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer ha de ser el centro de atención, el eje en torno al cual han de girar absolutamente todos los esfuerzos e inspirar todos los pasos que hayan de darse para mejorar no solo su calidad de vida, sino también la de quienes les atienden y cuidan cada día. Por lo tanto, es prioritario no sólo conocer, sino analizar en profundidad cuáles son las principales necesidades de la persona afectada, saber qué es lo que necesita, las dificultades que ha de afrontar para satisfacer sus carencias, etc. Sólo de esta manera se podrá definir un marco de apoyo adecuado, efectivo y eficaz. Todos los actos que se realizan el día 21 de septiembre tienen un doble objetivo; por un lado, sensibilizar a la sociedad acerca de esta “epidemia del siglo XXI”, así como sus consecuencias socio sanitarias; y por otro lado, informar a la Administración Pública sobre las reivindicaciones que nuestra entidad considera prioritarias para  los casi  5.000.000 de personas en España, entre quienes la padecen directamente y sus familiares cuidadores.

Qué es la Enfermedad de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer (EA) es una causa de demencia, la principal, pero no la única. Tal como la describió Alois Alzheimer, es una enfermedad degenerativa cerebral en la que se pierden neuronas, se produce el acúmulo de una proteína anormal (amiloide) y muestra lesiones características (placas seniles y ovillos neurofibrilares).
Además de los síntomas relacionados con la pérdida de capacidad intelectual y funcional, a lo largo de la evolución de la enfermedad aparecen los denominados síntomas conductuales y psicológicos de la demencia.
Existen tres tipos: los trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad y apatía); la agitación (agresividad, irritabilidad, inquietud, gritos y deambular errático); y los síntomas psicóticos (alucinaciones visuales, auditivas y delirios).
Con el tiempo, todo ello aboca a una incapacidad de la persona que padece esta enfermedad.
Pronóstico medio de 7 años, solo 3% más de 14 años. Lo presentan 7% de mayores de 65 años y hasta 50% de mayores de 85 años. Solo el 1% de las formas son hereditarias, el resto espontáneas.

Signos de alarma
Cada individuo puede experimentar una o más de estas señales a grados diferentes.  Si usted nota cualquiera de ellas  consulte con su médico.
1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana
2. Dificultad para planificar o resolver problemas
3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su
tiempo libre
4. Desorientación de tiempo o lugar
5. Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno
al otro en el ambiente
6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito
7. Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para recordar dónde
estaban
8. Disminución o falta del buen juicio
9. Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales
10. Cambios en el humor o la personalidad

Prevenir la E. Alzheimer
Hasta el momento no existe una cura para sanar el Alzheimer, sin embargo, hay pequeñas rutinas y actividades que pueden ayudar al retraso y/o prevención de la afección. Según artículos publicados los hábitos de vida saludables pueden reducir el 40% de los casos con Alzheimer o retrasar la llegada de la enfermedad.
El Comité de Médicos por una Medicina Responsable publicó un estudio en donde se presentan siete hábitos alimenticios que podrían reducir el riesgo de desarrollo
de la enfermedad:
1. Reducir el consumo de grasas saturadas.
2. Las verduras, frutas, legumbres y granos deben ser la base de la pirámide
alimenticia
3. Consumir vitamina E (al menos 5 miligramos al día)
4. Consumir suplementos de vitamina B12
5. Evitar los multivitamínicos con hierro y cobre (a menos que lo indique un
médico)
6. Evitar cocinar en ollas y sartenes de aluminio
7. Mantenerse activo físicamente (Por ejemplo: caminar tres veces por
semana durante al menos 40 minutos)
Como actuar con el paciente con E. Alzheimer
– Nunca discutas.
– Nunca trates de razonar, distráelo.
– Nunca le avergüences, ensálzalo.
– Nunca dar lecciones, serénalo.
– Nunca le pidas que recuerde, ayúdalo.
– Nunca le digas “te lo dije”, ayúdalo.
– Nunca le digas “tu no puedes” , dile haz lo que puedas.
– Nunca le exijas ni ordenes, enséñale.
– No seas condescendiente, dale ánimos o ruégale.
– Nunca fuerces, refuérzale.

Qué ganamos consultando pronto:
Poder organizar el futuro antes de perder el control para ello.
Poder ralentizar la evolución con las medidas higiénico-dietéticas conocidas.
Poder trabajar para mejorar la reserva cognitiva con estimulación cognitiva.
El tratamiento precoz enlentece la progresión, mejora la conducta, el sueño, el
estado ánimo, el apetito….entre otros muchos aspectos de la enfermedad.
Tener un diagnóstico por si se concluyen los estudios con nuevos fármacos
(anticuerpos monoclonales por ejemplo) que serán más eficaces en fases precoces.
Poder participar en ensayos clínicos.
Poder mejorar la calidad de vida del paciente y cuidadores.

Unidad de Demencias CNA-Viamed Santa Ángela de la Cruz
El equipo de Neurología del Centro de Neurologia Avanzada-Hospital Viamed
Santa Ángela de la Cruz cuenta con un grupo multidisciplinar formado por
Neurólogos, Neurofisiólogos, Neuropsicólogos, Logopedas, Psicólogos y Psiquiatras
con alta cualificación para el diagnóstico y tratamiento de esta compleja
enfermedad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *